Reiki y embarazo

El Reiki es una terapia de sanación que permite curar y mantener equilibrio en todos los niveles del ser humano- físico, mental, emocional y espiritual-  esto mediante la canalización de la energía universal en puntos estratégicos a través de las manos de una/un terapeuta. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al Reiki un método complementario de sanación.

En el embarazo,  esta energía universal que se da a través de una terapia Reiki no sólo ayuda a la embarazada, también pasa al bebé en formación, permitiéndole compartir los estados de relajación, paz y equilibrio de la mamá y los que generan las propias vibraciones de alta frecuencia que recibe del universo, las cuales ayudan a su desarrollo en lo que respecta al aspecto físico y emocional.

No se trata de sustituir el trabajo ginecológico o de partería que llevan las mujeres gestantes, se trata de contribuir a su bienestar durante este trascendental proceso de sus vidas. El Reiki no tiene efectos secundarios o dañinos ni para el futuro bebé ni para la embarazada, al contrario, ayuda a armonizar y equilibrar, así como a restablecer la armonía en caso de situaciones traumáticas y conflictivas que pudieran  presentarse.

Todo cambio proporciona una sensación de inestabilidad si no estamos totalmente equilibradas y los cambios que supone un bebé son muchos, así que el Reiki puede contribuir enormemente  durante este proceso.

Los meses de gestación son muy importantes para el bienestar tanto de la embarazada como del bebé. Durante este periodo una matriz energética se genera en el cuerpo de la madre, que es la que sostendrá al bebé en sus etapas de gestación. De forma muy parecida a un pollito, el bebé se encuentra seguro dentro de su “huevo energético”, libre de la mayor parte de las influencias externas. Esta matriz está conectada profundamente con el campo energético de su madre lo que significa que lo que daña a la embarazada, daña al bebé, y lo que beneficia a la gestante, beneficia al bebé.

Debido a que el Reiki busca siempre el equilibrio mental-físico-emocional-espiritual de la persona, entonces aplicar Reiki a una embarazada de la manera apropiada puede traer numerosos beneficios tanto para ella como para el bebé.

La mayoría de las mujeres embarazadas que han recibido terapia de Reiki de un terapeuta experimentado han reportado una gran sensación de paz, bienestar y relajación a lo largo de su embarazo”

Beneficios del Reiki para las mamás:

  • Facilita la conexión consciente entre cuerpo, mente y espíritu materno y con el del bebé
  • Alivia tensiones
  • Mejora la circulación, reduciendo la aparición de calambres y varices
  • Mejora la sensación de piernas y pies cansados
  • Minimiza la retención de líquidos
  • Contribuye a desarrollar el equilibrio y la estabilidad
  • Amplía la capacidad respiratoria y mejorar la oxigenación, aumentando la energía interna, mejorando el descanso y regularizando los patrones de sueño
  • Prepara física y mentalmente a la madre para el parto y el nacimiento
  • Armoniza nuestros chakras, actuando sobre todo nuestro sistema endocrino a nivel energético, proporcionando equilibrio, calma y tranquilidad
  • Alivia dolores de espalda
  • Elimina la fatiga porque proporciona un incremento de energía
  • Ayuda con  problemas de estreñimiento e incluso con dolores de cabeza
  • Hay quienes aseguran que esta terapia ayuda a que el bebé adopte una postura correcta para nacer
  • Ayuda a la embarazada a gestionar mejor momentos de irritabilidad, proporciona mayor estabilidad emocional
  • Minimiza las sensaciones de ansiedad y estrés
  • Mayor consciencia de los cambios internos a lo largo de todo el embarazo
  • Acelerar la recuperación post parto
  • Ayuda a recuperar la autoestima post parto
  • Aumenta la producción de leche
  • Llena de energía positiva a la madre y al bebé

Es importante aclarar que estos beneficios provienen de una práctica constante y frecuente, no se puede esperar que por realizar una o dos sesiones a lo largo de todo un embarazo se experimenten todos estos beneficios -aunque ciertamente la embarazada se sentirá mejor-. Se recomienda recibir terapias Reiki todos los meses, o cada dos semanas idealmente, y lo más seguido que puedas si tú lo practicas.

En una terapia de Reiki se trabajará la canalización de energía de acuerdo a la etapa de embarazo. En la primera etapa, debido la matriz que contendrá al bebé se está consolidando se trabaja sobre todo el equilibrio y el incremento energético. La segunda etapa es la de mayor estabilidad tanto física como mentalmente, así que se centra en las molestias físicas y el equilibrio emocional de acuerdo con cada embarazada y la tercera, que es la etapa más reactiva se trabaja principalmente disminuyendo la ansiedad y equilibrando mentalmente a la embarazada. En el post parto se busca la recuperación y regeneración tanto de la energía del cuerpo físico como del emocional.

 

Si estás interesada en recibir terapia Reiki durante tu embarazo, permíteme ayudarte a conectar con la energía Universal: gabypolanco@amatza.com

 

Referencias:

  • Gema Cazorla. Reiki en embarazo y post parto. Consultado el 5 de octubre en: https://terapiareiki.es/reiki/reiki-embarazo-post-parto/
  • Despertar al ser. Reiki y auto Reiki para embarazadas: todo lo que necesitas saber para aplicación de Reiki y autotratamiento. Consultado el 5 de octubre en: https://despertaralser.net/2017/05/31/reiki-y-auto-reiki-para-embarazadas-todo-lo-que-necesitas-saber-para-aplicacion-de-reiki-y-autotratamiento/

2 comentarios sobre “Reiki y embarazo

    1. Hola Isabel… lo mejor es hacer las terapias presenciales pero si te interesa también las podemos hacer a distancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *