Respirar bien, beneficios y técnicas

Seguramente has escuchado que una adecuada respiración proporciona múltiples beneficios como  mayor energía, mejor  digestión, reducción de los niveles inflamatorios del organismo, mejora de la función cardiovascular y del aspecto de la piel. También  ayuda a controlar las emociones y a disminuir el cansancio así como al correcto funcionamiento del metabolismo.

Y es que respirar trae a nuestro cuerpo el oxigeno y la energía del aire. El oxígeno que llega a las células da lugar a una combustión de las sustancias nutritivas, pero el cuerpo humano no sólo necesita este tipo de energía, literalmente a través de la respiración atraemos a nuestro cuerpo la energía “chi” o “ki”. Realmente respiramos energía, respiramos vida.

De hecho, una de las mejores maneras de aumentar nuestra inmunidad es regular la respiración. El estrés o el miedo que mucha gente está viviendo en estos días, suprimen la respuesta inmune: la respiración yóguica o abdominal, inhibe directamente la respuesta al estrés, mejorando la función del sistema inmunológico, calma la ansiedad y reduce el estrés.

 Según un estudio realizado por la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU), la contención de la respiración también aumenta considerablemente los glóbulos blancos para ayudar a combatir las enfermedades.

Controlando la respiración con diferentes técnicas (Qi Gong, Tai chi, Pranayama, respiración abdominal/diafragmática o respiración alternada de fosas nasales) estimulamos el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y agentes indeseados.

Un ejercicio de respiración consciente y pausado equivale a beber galones de vitalidad e inmunidad.  Cuando retienes la respiración, literalmente inyectas más oxígeno en el torrente sanguíneo.  El oxígeno es vida, por lo que significa que estás enriqueciendo tu sangre con mucha vida.  Y no sólo tomas más oxígeno, sino que, junto con el aire, recibes más Chi.  Cada célula de tu cuerpo vibra con nueva vida.

Cantar mantra, como por ejemplo el OM,  también es muy benéfico. Inspiramos profundamente y ejecutamos una expiración con el sonido. Esto hace que la respiración se alargue y que el oxigeno y el Chi lleguen a nuestras células y las fortalezcan. Además el cantar OM u otros mantra  limpia nuestra aura, protegiéndonos de agentes externos.

Y como ya se dijo, hacer ejercicios de respiración te permite calmar la mente  y te pone en un estado más receptivo, no en balde algunas filosofías y prácticas energéticas recomiendan hacer este tipo de ejercicios como primer paso de cualquier meditación.

Técnica de respiración abdominal o diafragmática

  • Siéntate (o acuéstate si lo prefieres) y relaja los hombros, dejándolos caer hacia abajo, sin tensión.
  • Coloca las manos sobre tu vientre.
  •  Inhala por la nariz cinco segundos, sintiendo que el aire se desplaza hacia el abdomen y este se infla. Las costillas inferiores se mueven hacia fuera. Tu estómago deberá elevarse más que tu pecho.
  • Expulsa el aire (por la nariz o por la boca) durante unos segundos mientras presionas ligeramente el abdomen.
  • Repite este proceso durante un minuto y ve aumentando el tiempo a medida que domines la técnica.

Técnica de respiración nasal alternada

 Además de brindar una relajación instantánea y mantener la temperatura corporal, esta respiración equilibra los dos hemisferios del cerebro: el izquierdo, encargado de las funciones racionales (habla, escritura, matemáticas, memoria); y el derecho, dedicado al plano emocional, sentimental y creativo.  

  • Siéntate con los hombros relajados, la columna recta y cierra los ojos.
  • Coloca tu mano izquierda en la rodilla, con la palma abierta mirando hacia arriba.
  • Coloca los dedos índice y medio de la mano derecha en el entrecejo. Utilizaremos el dedo anular y el meñique para abrir o cerrar la fosa nasal izquierda y lo el pulgar para la fosa derecha.
  • Comienza cerrando con el pulgar la fosa nasal derecha e inhala suavemente a través de la fosa nasal izquierda.
  • Ahora libera la fosa nasal derecha y cierra la izquierda con el dedo anular y meñique, exhala por la fosa nasal derecha.
  • Mantén la fosa nasal izquierda cerrada e inhala por la fosa derecha.
  • Libera la fosa nasal izquierda y exhala por ella mientras cierras la derecha.
  • Continúa inhalando y exhalando alternadamente hasta completar nueve respiraciones. Después de cada exhalación, recuerda inhalar por la misma fosa por la cual exhalaste. Mantén los ojos cerrados mientras respiras profundamente, sin hacer ningún esfuerzo.

Fuentes:

  • La respiración de las fosas alternadas. Consultado el 4 de mayo de 2020: https://www.artofliving.org/ar-es/la-respiraci%C3%B3n-de-las-fosas-alternadas-simple-y-poderosa
  • Principales beneficios de la respiración abdominal. Consultada el 4 de mayo de 2020: https://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/principales-beneficios-respiracion-abdominal-diafragmatica_0_990751518.html
  • Instituto Ellen Tao
  • B. K. S. Iyengar, Yoga Wisdom and Practice, DK Books, New York, 2009.

1 comentario sobre “Respirar bien, beneficios y técnicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *