El Rayo Verde de vida y curación

Esta es la llama de la Voluntad y de la Aceptación Divina. Representa la Verdad, la Salud, la Sanación, la Música, la Consagración, la Concentración y la Visión.  Pero también de la educación científica, la investigación y el libre flujo de energías.

Tiene una doble polaridad y funciona en dos niveles, la salud y la prosperidad, junto con el rayo Oro-Rubí, que en realidad son el resultado de una buena energía, la circulación física o monetaria.

Invocando este Rayo, se obtienen resultados realmente maravillosos en todo tipo de curaciones. A este rayo pertenecen científicxs, médicxs, enfermerxs y todas aquellas personas que tienen que ver con la curación; así como banquerxs.

Como a cada uno de los siete rayos cósmicos[1], le pertenece un día y el suyo es el jueves, así que si lo que necesitas es unidad, abundancia, sanación, visión y constancia de Dios, te recomendamos que este día medites u ores acerca de estas cualidades.

Este rayo ayuda a eliminar los traumas de esta vida, pero también legado familiar o kármico. Es bueno usarlo para atraer la prosperidad, que es la libre circulación de las finanzas, para tener buena salud y para ayudar en los tratamientos de energía.

Sin la energía positiva de este rayo las personas enferman y vivirán en pobreza material y espiritual.

Energéticamente relacionado con el chakra del Tercer Ojo. Las piedras que le corresponden son la esmeralda, el diamante, el jade y el cuarzo verde o aventurina.

Esta energía también es la de la precipitación, es decir que permite que las cosas sucedan físicamente. Además rige la tecnología y la ciencia.

Es el rayo de la música y la armonía, del sonido, y por su puesto tiene su propia llave tonal en  Toccata y fuga en re menor de Bach; también en la Obertura y Venusberg de la ópera Tannhäuser de Richard Wagner; el Preludio nº 9 en Mi Mayor de Bach; la  Arabesque nº 1 de Debussy; en el  Canon en Re Mayor de Pachelbel; en el Ave María de Franz Schubert, entre otros.

El Maestro de este rayo es el Maestro Hilarión quien fue San Pablo, el Apóstol. Como San Hilarión, fue el fundador del monasticismo en Palestina. Es el guardián del árbol de la vida, de los ríos y los bosques. Se le asocia con las hierbas medicinales, el naturismo y el vegetarianismo.

Una de las grandes Maestras de este Rayo de la Verdad es Palas Atenea, diosa de la mitología griega.

El Arcángel de este rayo es el de la sanación y su nombre es Rafael, quien junto con la Arcangelina María, tienen a su cargo a los ángeles de la salud y van al origen para sanar física, psíquica, emocional y espiritualmente, reducen ansiedad y estrés, sanan lugares y personas de bajas energías. Representa el aspecto de Dios que ayuda al ser humano a mantener el balance de las emociones y la salud del cuerpo.

Si deseas contactar con él puedes invocar su energía con el siguiente fiat:

[1] Existen en el Universo siete rayos cósmicos, siete vibraciones maestras de lo que todo lo que existe está hecho. Estas siete esferas de conciencia que iluminan al ser humano/a en su camino espiritual hacia la autorrealización, las podemos y debemos invocar y usar cuando lo deseemos, pero si lo hacemos el día de la semana que le corresponde, será todavía más efectiva la manera en que conectamos con las cualidades propias de cada rayo.

 

2 comentarios sobre “El Rayo Verde de vida y curación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *