Dormir bien

A pesar de ser una de las actividades que todas las personas del mundo realizamos y la hacemos con mucha frecuencia, tendemos a restarle la importancia que tiene y a pasar por alto las señales que nos manda su mala ejecución.

El sueño  es un factor esencial en la vida del ser humano ¿Sabías que un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo? ¿Sabías que la calidad del descanso afecta directamente el nivel energético del día siguiente, entre otras cosas? Dormir lo suficiente es fundamental para la salud y el bienestar.

Cuando descansamos, nuestro cuerpo se recupera y restaura mediante varias fases que ocurren durante el ciclo de descanso: los tejidos del cuerpo crecen y se reparan, la hormona del crecimiento  se segrega, la memoria y coordinación psicomotriz  mejoran, el sistema inmune se fortalece, la presión sanguínea baja, la inflamación en el cuerpo se reduce, la concentración y capacidad mental mejora, ayuda a mantener un peso saludable, controla enfermedades como la hipertensión y diabetes  y en general la energía del cuerpo se restaura.

Un mal descanso tiene consecuencias negativas sobre el cuerpo y el cerebro, además de que favorece el desarrollo de enfermedades.

A nivel físico, un descanso nocturno inadecuado provoca cansancio, somnolencia, disminución de atención y concentración, lentitud de pensamiento, dificultad de visión, hipersensibilidad a los estímulos de luz, problemas gástricos, sobrepeso e irritabilidad. A nivel psicológico la falta crónica de un buen descanso suele favorecer el desarrollo de enfermedades como depresión y ansiedad.

Un sueño de calidad es un sueño continuo, sin despertares y sin fragmentación a lo largo de la noche. Si notas que tu descanso no está siendo el adecuado, es importante determinar qué tipo de manifestación se presenta: dificultad para conciliar el sueño, sueño interrumpido, despertar precoz, somnolencia excesiva, cansancio o falta de energía diurna. Ya que de acuerdo al tipo de insomnio que se padezca, las estrategias a seguir pueden varias.

De cualquier manera aquí dejo algunos consejos que recuperé de artículos de especialistas en sueño, que pueden ser de utilidad.

  • Establecer una hora fija para irte a dormir
  • Evitar consumir comidas pesadas antes de hacerlo
  • No exponerte a pantallas (televisión, computador o celular) al menos una hora antes de acostarte.
  • Hidratarte mínimo dos horas antes de dormir.
  • Evitar dormir boca abajo (ya que esta postura no respeta las curvaturas fisiológicas de la columna y la posición forzada de brazos y cuello puede provocar dolor, contracturas musculares y falta de descanso adecuado).
  • Tener un espacio físico ventilado, con temperatura agradable y libre de ruidos.

Es importante tomar en cuenta que durante nuestras vidas  experimentamos  cambios tanto en la duración del sueño como en la proporción de cada una de las fases. También varía la distribución de los periodos de dormir durante las 24 horas del día.

Las terapias energéticas como el Reiki, te ayudan a equilibrar tu energía y a conciliar mejor el sueño. La ventaja es que esta técnica no es invasiva. Los problemas de sueño  pueden indicar bloqueos en el sexto Chakra (Tercer ojo), en el Chakra secundario hepático, en el tercer Chakra (Plexo solar) o Cuarto Chakra (Coraazón) un conjunto de sesiones de Reiki, preferentemente 4 o 5,  apoyadas con herbolaria, podría ayudar a reequilibrarlos y a que el sueño vuelva a tu vida.

2 comentarios sobre “Dormir bien

  1. He leido vuestro articulo con mucha atecion y me ha parecido util ademas de bien redactado. No dejeis de cuidar este blog es buena.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *