Actitudes para el Ho´ponopono

Ho’oponopono es una técnica divulgada por el Dr. Hew Len que está basada en la tradición y creencias hawaianas.

Este método  plantea que todxs estamos interrelacionados, por lo tanto, conectados energéticamente.

Su máxima es entender que nosotros tenemos responsabilidad en todo lo que decimos, pensamos y nos pasa. Esto es difícil de asimilar porque estamos acostumbradxs a dar el poder de nuestra vida al entorno o a otras personas. Sin ser realmente conscientes, tendemos a culpar de lo que nos sucede a lxs demás, a las circunstancias y/o al momento.

Ho’ oponopono no se enfoca en buscar culpables sino en limpiar todas las memorias inconscientes y emociones negativas que nos suceden en relación a un problema.

Específicamente consiste en aplicar el perdón en todas aquellas circunstancias de nuestra vida que están en desarmonía, básicamente en las relaciones interpersonales, entonces asumimos nuestra responsabilidad de que algo no vaya bien, por lo tanto si de entrada pedimos perdón, ya se simplifica mucho, se “limpia” mucho.

“El perdón, y esto está demostrado científicamente, mejora las enfermedades cardíacas, mejora la ansiedad, mejora las depresiones. Muchas veces en el fondo de enfermedades que no responden bien a la medicación, a ciertos tratamientos, y demostrando que tras esas patologías existen problemas emocionales, y situaciones no perdonadas, pueden mejorar a través de esta técnica ( Dra. María Carmen Martínez Tomás).

 

Lo primero para hacer Ho´ponopono es hacer conciencia, sin juzgar ni criticar u sobre todo sin culpa, de la problemática. Establece cuál es el problema o situación sobre la que quieres trabajar.

Para ello, pide la colaboración de tu mente subconsciente y de la mente supraconsciente. Investiga tu relación con ese problema o situación con este tipo de preguntas:

  • ¿Qué hay en mí que puede causar o estar relacionado con esta situación o problema?
  • ¿Qué memorias están relacionadas?
  • ¿Qué patrones y conductas repito?
  • ¿Cómo me comporto en el problema o situación? Cómo lo resuelvo?
  • ¿Qué pienso del asunto?
  • ¿Cómo me siento acerca del asunto? ¿Hay rabia, miedo, culpa… relacionados?
  • ¿Qué puedo hacer para mejorar la situación?

Apunta todos tus descubrimientos en una libreta. Date cuenta de tus conductas a nivel mental, emocional o de actitud.

 

Siempre que hagas Ho’oponopono debes considerar, a cada momento, estos aspectos:

  1. Intuición: mientras reflexionas o haces la limpieza, siempre debes estar abiertx a escuchar la información que te proporciona la intuición. A lo mejor te viene un recuerdo a la memoria, una asociación emocional, la consciencia de un patrón de conducta que repites, algo que has deseado a menudo. Mucha de esta información estará al alcance de tu consciente al plantear el problema, pero otra mucha aflorará como inspiración durante el problema.
  2. Arrepentimiento:Toma la responsabilidad de haber aceptado y/o generado una serie de patrones, de creencias, de memorias y de asociaciones emocionales. Toma la responsabilidad que has tenido en mantenerlas, y la que tienes en transformarlas. Se consciente que todo lo que hay en tu vida es creado a través de tus memorias. Nada en tu realidad es incompatible con ellas. Siempre que tengas consciencia de alguna memoria, patrón o conducta no acertada debes entender que no debiste hacerlo (aunque todos tenemos derechos a equivocarnos), hasta el punto de decidir que nunca volverías ni volverás a repetirla. Escoge otra conducta mejor o el método para aprender a comportarte mejor.
  3. Reparación:Siempre que te das cuenta de una acción, de una manera de pensar o sentir incorrecta debes corregir el error desde tu mente consciente. Si causaste daño, reconoce tu error, abandona las excusas, pide perdón e intenta reparar el daño. Si tu manera de actuar, sentir y pensar no son las mejores, escribe cómo te gustaría hacerlo. Busca la manera de aprender a hacerlo mejor.  Si te das cuenta de una conducta errónea, de una manera de pensar o sentir que tienes que mejorar y, como mente consciente, decides no hacer nada (es decir, continuar con el error) y simplemente repetir frases y oraciones para que la divinidad interna lo cambie todo no pasa nada (nunca te va a obligar a un cambio es escoges persistir). Así que decide que cambios harás, que conductas aprenderás, cómo pedirás perdón…
  4. Equilibrio:confía en el proceso,  confía en que los Yo básico y superior también están trabajando y haciendo su parte. Si la mente consciente tiene su colaboración, podrás transformar tus conductas, patrones y creencias con mucha más facilidad. Tienes que estar dispuesta/o a perdonar y liberar. Renuncia a exigir una reparación si te has sentido dañada/o ya que si esperas sigues ligado al problema en lugar de liberarte.

 

Paso 1: Relajación y respiración Ha

Ahora vas a empezar la limpieza propiamente. Busca una posición cómoda, usa un método de relajación, haz una carga energética (te recomiendo usar la respiración Ha). Ya estás lista/o para liberarte.

Paso 2: Diálogo con las mentes para pedir Ho’oponopono

Realiza estos pasos:

  1. Toma consciencia de que la mente consciente aceptó o creó una memoria almacenada en la mente subconsciente, y que está memoria es la fuente creadora de una situación pasada, presente o futura. La mente consciente no puede nunca conocer plenamente estas memorias.
  2. Pide a la mente subconsciente, con amor y humildad, “Te pido que limpies mi Divinidad Interna, utilizando la energía vital construida a través la respiración”.
  3. Ahora sabes que la mente supraconsciente ha sido invitada, que participa en el proceso, que evalúa las memorias, que puede enviarte inspiraciones.
  4. Permanece abiertx al cambio, al flujo de energía sanadora, al borrado de memorias y a la inspiración.

 

Paso 3: Cambio de visión

Siempre que te quedes estancadx en el proceso prueba con lo siguiente:

  • Habla con las cosas y/o las partes del cuerpo donde sientes el bloqueo. Agradéceles  su participación en tu vida. Especialmente si también sufren para dar respuesta a tus memorias.
  • Considera que las personas son seres de luz perfectos que están dispuestos a sufrir, generar sufrimiento y hacer cosas incorrectas y a veces absurdas, sólo porque unas memorias tuyas tienen que transformarse en tu realidad, sólo para que tu realices un determinado aprendizaje.
  • Pide perdón a las cosas y personas por los guiones que has creado para ellos. Expresa tu deseo de cambiar tus patrones y la convicción de que es posible. Escucha otra vez la inspiración.
  • Pide que se produzca el aprendizaje para la transformación de estas memorias. Libera para poder quedar liberado. Renuncia a las memorias para que el mundo, las personas y las cosas puedan mostrarte su perfección.

Paso 4: Mantén la atención con las 4 frases

Cuanto más rato dure la práctica mejor. Después de todo lo anterior resulta interesante mantener la atención de la mente consciente en el proceso sin que esté haciendo nada más que estar presente (ni pensar, ni evaluar, ni valorar el problema). Así que ponla a repetir las cuatro frases, e intenta que tengan sentido y que conecte con la responsabilidad, el cambio, el amor y el agradecimiento. Repite con el orden que te parezca, insiste con una y luego otra o haz las cuatro seguidas:

 

  • Lo siento
  • Perdóname
  • Te amo
  • Te agradezco

 

Paso 5: Cierra el proceso con agradecimiento

Da las gracias a la mente subconsciente y supraconsciente. Date las gracias como mente consciente. Agradece la participación, la comunicación, el trabajo, la limpieza y el resultado sea el que sea, declara “Este trabajo energético ha terminado. Gracias, gracias, gracias”.

Confía en que la divinidad interna traerá lo mejor para ti (especialmente si sigues trabajando y borrando). Escucha la inspiración o si surge alguna perspectiva nueva sobre la situación. Da por cerrada la práctica por hoy, declarándolo en voz alta o baja, con un sentimiento de perdón, amor y agradecimiento.

 

Repite este proceso varias veces, preferentemente durante 21 días de manera muy consciente y atenta (abriendo la energía, haciendo las respiraciones, agradeciendo); pero también en situaciones cotidianas  cada vez que te acuerdes o hables de la personas o situación problemática (repite las cuatro frases), de esta manera vas borrando memorias progresivamente, vas mejorando tu actitud, te liberas de culpas y resentimiento de manera gradual. Todo esto va a facilitar una cada vez mejor comunicación entre los tres aspectos del Yo, en relación al problema. Así, cada vez que practiques Ho’oponopono para solucionar o con relación a algo, tendrás más oportunidades de alcanzar toda la información y limpiar más profundamente tomando más consciencia de tus memorias, de la inspiración y de las conductas que debes cambiar.

También puedes utilizar el fuego violeta para trasmutar las emociones negativas o karmas que pueden surgir.

2 comentarios sobre “Actitudes para el Ho´ponopono

    1. Las 108 veces al día tiene que ver con la filosofía budista, es el número de cuentas de la mala budista (108 nombres tiene Visnú).
      Según la psicología, para poder hacerse de un hábito, había que repetirlo 21 veces, número que en numerología es muy significativo porque es tres veces (lo que hace una afirmación muy potente) el número de lo divino (7).
      La propia ciencia ha apuntado que en los últimos años, debido a el exceso de distractores que tenemos, las 21 veces no son suficientes. Hay corrientes que dicen que debes repetir algo entre 63 y hasta 84 veces.
      Otras fuentes aseguran que si visualizas 68 segundo algo, así lo atraes.
      Como te podrás dar cuenta, cada quien tiene su propia versión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *