Hábitos para empezar el día con el pié derecho

Existen corrientes de pensamiento que defienden la idea de que si se empieza bien el día, la probabilidad de que este se mantenga armónico y nos sucedan cosas agradables, es mayor; que hacer determinadas cosas nos ayudarán a ser más exitosxs, más productivxs, más felices. Esta idea viene de la creencia de que la fuerza de voluntad en las mañanas es más fuerte que en cualquier otro momento del día[1].

Personalmente lo he probado, antes me despertaba e inmediatamente empezaba a correr para estar lista, a dar instrucciones en voz alta y alterada, a estresarme con noticiarios y mientras preparaba el desayuno o me arreglaba repasaba todos los pendientes laborales y familiares que debía cubrir. Obviamente el día si bien no siempre era caótico, no  lo disfrutaba al máximo y me perdía en el deber ser. Llegaba la noche y yo me sentía particularmente agotada y sin ganas de más nada que de dormir para empezar un día más, que al final transcurría igual.

Programar la mente y el espíritu para algo grande y bueno da resultados. Hacer que tu mañana esté llena de rituales positivos te conecta con una paz que podrás mantener a lo largo de la jornada. Las pequeñas acciones que forman parte de tu rutina de mañana, le envían señales al cerebro de que es hora de entrar en el modo de trabajo. Además, una rutina adecuada por la mañana, te ayuda a superar la falta de motivación, porque se vuelve inconsciente y no requiere esfuerzo.

No se trata de creerme, prueba hacer algo de esto, o todo, y verás cómo tu vida se vuelve más placentera.

1.- PIENSA POSITIVO

Antes de saltar de la cama, intenta agradecer a tu ser superior o al Universo por la oportunidad que tienes de estar vivx y de tener otro día para ser mejor o porque tienes un trabajo,  por la casa que tienes, porque hay gente que te quiere, porque tienes una mascota a quien abrazar, etcétera.

Otra opción es decir cinco cosas que te gusten de ti como “soy inteligente y muy práctica”, “mi cuerpo está sano” “Mis ojos son hermosos”, “poseo una gran facilidad de palabra”, “soy amable y amorosx”, etcétera.

Las afirmaciones son una práctica poderosa utilizada por muchas personas felices y exitosas. Puedes también decir algunas que preparen tu día: “tengo todos los recursos que necesito para tener un día exitoso y tranquilo”, “nada puede detener el logro de mis metas y sueños”, “el mundo está de mi lado”, etcétera. Esto te llevará a empezar de buenas el día, procura hacerlo aún acostadx en la cama y sintiendo como tu cuerpo va despertando.

2.- TOMA AGUA

Se recomiendan 300 ml de agua a primera hora del día. Antes de iniciar con tu primera taza de café o té, es importante que tan pronto como te levantes toma un vaso de agua, según el Instituto Europeo de Hidratación los beneficios de tomar un vaso de agua en la mañana son: 

  • Ayuda al funcionamiento del cerebro,  ya que las células del cerebro reciben sangre oxigenada y el cerebro se mantiene alerta.
  • Ayuda a los riñones, ya que apoya en la eliminación de los nutrientes innecesarios a través de la orina.
  • Mejora la digestión y el metabolismo
  • Ayuda a la piel, la mantiene hidratada y sin imperfecciones.
  • El agua actúa como un lubricante para los músculos y las articulaciones.

 

3.- ALÉJATE DE CELULARES Y COMPUTADORAS

El 79% de las personas usa sus teléfonos inteligentes dentro de los 15 minutos posteriores al despertar. Esto no sólo arranca nuestros cerebros sino que lo hace de manera no muy positiva, hojeando noticias o correos electrónicos que ponen la información de otras personas antes que tus propios pensamientos, ideas y creaciones entramos en una montaña rusa de adrenalina y una respuesta adictiva a la dopamina, esto nos pone en una mentalidad reactiva.

4.-  MUEVE TU CUERPO

Además de bañarte y arreglarte, es importante que le permitas a tu cuerpo reiniciarse a través de algunos movimientos o estiramientos básicos, si eres de las personas que prefieren hacer ejerció, adelante, aún mejor. Pero si no tienes el hábito o el tiempo en las mañanas, con algunas respiraciones y estiramientos conectarás con tu cuerpo físico, sólo necesita tomar entre 5 y 10 minutos. Esto ayudará a aumentar tu flexibilidad, mejorar tu movilidad y también eliminará toxinas.

5.- DESAYUNA

Comer adecuadamente antes de iniciar tus actividades te ahorra más tiempo del que te quita. Desayunando lograrás mantener tus niveles de glucosa estables, lo que mejora tu concentración. La falta de un buen desayuno  disminuye tu rendimiento y a la larga te hace interrumpir alguna tarea creativa para encontrar algo de comer en algún otro momento.

Entre otras opciones que puedes incluir como hábitos o acciones positivas en la mañana está meditar o aprovechar que tu cerebro está descansado y sacar algún pendiente o tarea demandante.

Hagas estas u otras actividades, pronto verás cómo se volverán un hábito que nada te costará y lo mejor, es que te percatarás de los resultados a través del día. Es importante la constancia, intenta probar 21 días seguidos como mínimo para que empieces a ver los efectos.

[1] Roy F. Baumeister, John Tierney.(2012). Willpower: Rediscovering the Greatest Human Strength.

2 comentarios sobre “Hábitos para empezar el día con el pié derecho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *